UNA ENTREVISTA MUY ESPECIAL

DESPERTANDO CONCIENCIAS.


 No hace mucho, en una de sus múltiples entrevistas, Arturo Pérez Reverte afirmaba inapelable que, afortunadamente, “siempre existe un justo en Sodoma, un héroe solitario” con determinación para defender causas perdidas. El reflejo de Luis Mariano Ruiz no está en los cómics y tampoco ha emprendido una cruzada. Sin embargo, con la editorial, Tierra de Nubes, creada junto a su socio, Oscar Gorroño, se ha fijado un objetivo, a día de hoy olvidado, no sólo por el mercado y la opinión pública, si no incluso por buena parte de una sociedad motivada por “la ley del más fuerte”. Recurrir a la inocencia infantil para recuperar los valores de la amistad y la solidaridad que ensalza en sus cuentos. Un fin que parece utópico por la simpleza romántica que encierra pero que, en realidad, constituye el germen de una sociedad fuerte, culta y justa. En esa entrevista Reverte añadía que la política es la oficialización de nuestra esencia, una esencia sin cultura y sin actitud crítica. Cuya esperanza depende sólo de la educación que impartamos a las nuevas generaciones. A estos niños de hasta 12 años se dirigen los esfuerzos de Luis Mariano, convencido de que “la generación que salga de esta crisis será mejor”. Así como de que “ya está despertando conciencias, ávidas de cambiar la forma de hacer las cosas, tratando de “evitar que la vieja ley de la selva se perpetúe”.
Una tarea ardua para un profesor de Matemáticas de la Facultad de Ciencias Económicas de Sarriko al que una intensa crisis personal no sólo infirió nuevas inquietudes, si no que le llevó a descubrir realidades como que “la teoría económica falla porque está lejos de la realidad”, o que “la eficiencia del libre mercado... no es eficiente en absoluto”. Así, sin saber escribir, se puso a hacerlo; y sin esperar a que una editorial le aceptara sus textos, creó la suya propia. De eso hace ya tres años y Tierra de Nubes ha publicado tres cuentos donde las ilustraciones de Oscar tratan de sumergirse en la mente del niño y mostrarle la manera de enseñar al más débil, cómo cambiar la ley del más fuerte. Mientras continúa con sus clases, Luis Mariano y Oscar tratan de hacer frente a las distribuidoras que, “interesadas en mantener una corriente que ya arrastramos, a escala nacional están más ocupadas en traducir y acumular derechos sin arriesgar, que en hacer apuestas y afrontar los retos que el propio feedback de los niños les plantea”. Aún así, “la Tierra que no para”, llena ya de mensajes su próximo libro que, de la mano de otros autores, “calarán en los padres”.